Menu

La proyección de un programa que comenzó en Ingeniería UC y se extendió a toda la Universidad

Talento e Inclusión comenzó en 2010 en la Escuela de Ingeniería UC, entregando becas y cupos extraordinarios a estudiantes de excelencia que provenían de colegios municipales subvencionados.

Tras su positiva experiencia, el proyecto se extendió en la Universidad, permitiendo el acceso a jóvenes con habilidades y talentos que presentaban desventajas o problemas para acceder a la educación superior.

Para el director de Responsabilidad Social de Ingeniería UC, Miguel Torres, el programa ha enriquecido la diversidad en la Universidad y la Escuela, a través del valor que aporta cada talento a la comunidad, independiente de su proceso de ingreso a la casa de estudios. ”Hoy en día T&I está implementado en toda la universidad, permitiendo que alumnos talentosos, muy motivados y comprometidos con la comunidad estudien becados. Los resultados muestran que son alumnos que al cabo de un par de semestres logran muy buenos promedios, aún cuando no fueron seleccionados empleando el criterio tradicional basado en la PSU“, señala.

La combinación de estrategias de acompañamiento, nivelación y de entrega de beneficios económicos de arancel son esenciales para lograr buenos resultados así como la confianza en que este es un proyecto que beneficia no sólo a los estudiantes T&I, sino que a todos los miembros de la comunidad.

Proceso de selección

Durante los dos últimos años, la Escuela de Ingeniería UC ha trabajado el proceso de selección de Talento e Inclusión en alianza con la Fundación Equitas.

El sistema cuenta con dos fases en el procesamiento de selección: una cuantitativa y otra cualitativa. En la primera, los candidatos deben cumplir los requisitos de postulación al programa y marcar su preferencia por Ingeniería en el sistema. Luego proceden a completar un cuestionario que destaca información respecto a las áreas de interés profesional y los fundamentos para continuar sus estudios en la universidad. Esta última etapa considera la participación, el compromiso social, la resiliencia y perseverancia, así como las redes de contención y referencias.

Luego los cuestionarios son clasificados mediante un índice que recoge indicadores socioeducativos, potencial académico y liderazgo, entre otros. De este ranking, alrededor de 200 estudiantes pasan a la segunda fase, que consiste en la evaluación de los comités de selección de profesores de la escuela.

En dicha instancia, los académicos comunican los antecedentes de los postulantes. Después se transparentan y establecen los criterios de evaluación en reuniones plenarias. En esta fase se obtienen los potenciales seleccionados como talentos, quienes son clasificados a partir de una reponderación de los puntajes de la PSU.

Este 2015 entraron a 294 alumnos T&I a la UC de los cuales 70 ingresaron a Ingeniería.

Proyección

Sobre los desafíos del programa, en Ingeniería UC se trabaja en tres grandes líneas. La primera, evaluando la posibilidad de extender el plan de acompañamiento a los talentos más antiguos, así como la admisión general, a través de la fusión del cuerpo de tutores y restableciendo los puentes con los estudiantes de las primeras generaciones; la segunda, levantando nuevos parámetros para medir los resultados del programa; y la tercera, estudiando los instrumentos de evaluación de las futuras admisiones de los talentos.

Otro desafío es aumentar el número de mujeres en Ingeniería. Actualmente hemos logrado aumentar, la incorporación de mujeres, llegando a niveles entorno a un 25 por ciento del total de los alumnos aceptados. Este número es mejor que el valor promedio de mujeres estudiando Ingeniería en Norte América.

En la UC se trabaja por que más alumnos de regiones puedan estudiar. Hoy en día menos del 30 por ciento proviene de regiones, pero “nosotros estamos convencidos de que el talento está distribuido a lo largo de Chile y Latinoamérica. Por lo tanto, debemos velar por que las oportunidades sean conocidas y estén disponibles para muchas más personas“, explica Miguel Torres.

A nivel UC, el desafío es consolidar los 46 programas de pregrado de la Universidad, instalando y potenciando capacidades. Asimismo, reforzando su importancia en las unidades académicas y avanzando en su articulación general con las unidades de servicio correspondientes.

 


About the Author : administrador


0 Comment
  TOP